viernes, 15 de abril de 2011

Nuestro Talón de Aquiles

ORIGEN: http://fibromialgico.blogspot.com/2011/04/nuestro-talon-de-aquiles.html


Cualquier persona que sufra de una condición crónica de cualquier tipo, maneja su vida teniendo en cuenta su condición. Generalmente, nuestras enfermedades son nuestro talón de Aquiles.

Como ocurre con cualquier problema de salud que se pueda tener, nos vemos afectados en mayor medida por el entorno y las circunstancias que vivimos. Somos seres sicosomáticos, y esto no significa que nuestras afecciones se produzcan por problemas sicológicos, sino todo lo contrario: nuestros cuerpos están conectados a nuestros cerebros y por tanto reaccionan fisiológicamente, y es mas frecuente que reaccione aquella parte del cuerpo que presenta una vulnerabilidad.

Es del conocimiento general, que suceden situaciones como estas: una persona que sufre de herpes, tiene brotes cuando esta bajo estrés, y lo mismo le pasa a las personas con problemas en la piel, su condición se exacerba. De hecho, una vez un dermatólogo me explicó que el acné de adulto que presentamos en el área de la barbilla y bajo la misma, se debía mayormente a estrés. Las personas abrumadas con problemas, se deprimen. Quienes están muy preocupados o angustiados, o incluso muy emocionados, se les sube la presión. Cuando alguien está nervioso, le da diarrea. Los que se molestan o sienten rabia, sufren ataques de acidez. De hecho existen estudios que demuestran que cuando persona está expuesta a estrés prolongado, su cuerpo produce tanto cortisol durante tanto tiempo, que su sistema inmunológico se debilita, haciendo al organismo mas vulnerable a infecciones. Y así podría seguir.

Es normal que nuestro cuerpo reaccione y en nuestro caso, el Talón de Aquiles es la fibromialgia, porque esta es la condición que nos hace vulnerables; si estamos expuestos a determinadas situaciones podemos tener crisis que pueden ir desde colon irritable, dolor del ATM, tensión muscular en áreas específicas hasta dolor generalizado, severo e incapacitante.

Cada uno conoce su propio cuerpo y sabe de antemano que situaciones pueden disparar crisis, ya sean situaciones emocionales, estresantes o problemáticas. Yo, por ejemplo, solía ponerme furiosa cuando algo me enojaba... apretaba los dientes, fruncía el seño y me sentía tan molesta, que podía sentir la sangre corriendo por mis venas. Aprendí a canalizar el enojo para que no degenerara en rabia, porque me di cuenta que cada vez que me enojaba, terminaba teniendo dolores tan severos que parecía que me habían molido a palos. La única perjudicada era yo.

Es terrible cuando alguien nos dice que nuestro problema es de origen sicológico, que tenemos pensamientos negativos y trata de darnos todo tipo de consejos, sin tener la menor idea de lo que hablan. Cuando es lógico que nuestros síntomas empeoren con el estrés y que el constante malestar, nos provoque depresión.

Es natural que las cosas que suceden en nuestro entorno, afecten nuestra fibromialgia, porque justamente se trata de nuestro Talón de Aquiles, así como la presión alta, la dermatitis y los problemas gástricos, afectan a quienes lo padecen, aunque traten de poner todo de su parte; solo que en estos casos nadie les dice que su problema de salud es de origen sicológico. Si lo consideran un verdadero problema de salud.

Una vez leí en alguna parte que alguien decía que las personas con enfermedades crónicas están enfermas y no se recuperan porque son personas generalmente negativas y no piensan cosas positivas sobre ellas mismos o la vida en general. ¡Que estupidez! Si somos negativos es porque estamos enfermos… no estamos enfermos porque somos negativos. Es lo mismo que ocurre con las teoría que algunas personas tienen sobre la depresión y la fibromialgia… que nos sentimos físicamente mal porque estamos deprimidos, cuando en realidad, nos deprimimos porque nos sentimos mal todo el tiempo; y cualquier persona que esté abrumada por dolor o malestar constantemente, no puede mantener una actitud positivas permanentemente. Incluso, las personas sanas, cuando se enferman, se ponen de mal humor y muchas veces quienes están a su alrededor lo entienden perfectamente.

Nadie puede eliminar los problemas de su vida: siempre debemos lidiar con gente que no nos gusta; bajo cierta circunstancias, todos experimentamos preocupación o angustia. Así es la vida, y aunque tratemos de sobrellevarla lo mejor posible, es muy difícil hacer de tripas corazón y pretender que nada nos afecta, porque esto es así hasta para la persona mas sana. Y esa no es una actitud negativa, es la verdad.

Nadie puede esperar vernos corriendo, bailando y cantando como en una película musical, cuando estamos como estamos, pero aunque la fibromialgia nos puede abatir, a pesar del dolor y el malestar, luchamos contra la negatividad todos los días. Lo único que puedo decir en mi caso, es que cada día trato de ser una mejor persona y estoy constantemente trabajando para mejorar mi vida y aportar algo a la de los demás.

Las enfermedades crónicas son sólo eso. Un mal crónico que no va a desaparecer; y los pensamientos negativos o positivos, hagamos lo que hagamos, no van hacer que desaparezca. Eso es todo, hay que aceptarlo, aprender a ignorar a quienes no saben de lo que hablan, y trabajar en ello todos los días. Es simplemente nuestro Talón de Aquiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, aunque lo acepte preferiría que los comentarios no estén hechos por Usuarios Anónimos. Poned al menos un nombre y lugar de procedencia al cuerpo de su comentario. Sino no serán aceptados. Gracias