domingo, 3 de enero de 2010

No es una resaca, se trata de una reacción alérgica

ORIGEN: http://www.asquifyde.org/no-es-una-resaca-se-trata-de-una-reaccion-alergica/

En mayo de 2005, con ocasión del 12 de mayo, Día Internacional de la Fibromialgia, del Síndrome de Fatiga Crónica y del Síndrome de Sensibilidad Química, se hizo público un manifiesto titulado Hagamos visible lo invisible, que iba dirigido al Ministerio de Sanidad. Han pasado casi tres años y siguen existiendo infinitas carencias en el ámbito de la Fibromialgia y del Síndrome de Fatiga Crónica, a pesar de ser enfermedades reconocidas en el marco del INSS y de haberse dado unos primeros pasos (intentos de tratamiento médico, algunas investigaciones, fuerte presencia asociacional, logro de unos compromisos básicos en Cataluña gracias a la presión de una Iniciativa Legislativa Popular firmada por más de 140.000 ciudadanos, …). Aún queda mucho camino por hacer. Los pacientes de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica (en su mayoría mujeres), siguen siendo tratados en muchas consultas como enfermos psiquiátricos, y en ocasiones, aún hoy, se les acusa de estar fingiendo. (VER EL MANIFIESTO)
No es una resaca, se trata de una reacción alérgica
3 Enero, 2010
Mejor alimentos y bebidas orgánicas, incluso en fiestas.
 
 
Para las personas con alergias y asma, brindar por el Año Nuevo puede dar como resultado algo más que una resaca, ambién puede provocar una variedad de reacciones desagradables, advierte una organización de alergistas. 
 
“Normalmente, no es el alcohol, lo que produce la reacción. Es probable que sean la mayoría de los ingredientes, tales como metabisulfito de dióxido de azufre, levadura y aditivos. Las reacciones alérgicas incluyen urticaria, erupciones cutáneas, enrojecimiento y calor en la piel, broncoespasmo o falta de aliento, especialmente en aquellas personas con asma,” ha declarado en un comunicado de prensa el Dr. Clifford W. Bassett, presidente de la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología del Comité de Educación Pública.
 
 
 

 
 
El dióxido de azufre se produce naturalmente en la producción del vino y puede causar reacciones alérgicas cuando se consume, dicen los expertos. Tiene los mismos efectos que cuando las personas alérgicas comen alimentos en los que se usa como conservante: productos horneados, condimentos, mariscos y alimentos enlatados como tomates y zumos de frutas.
 
La histamina, generada por bacterias y levaduras en el alcohol, también pueden causar reacciones alérgicas y dar lugar a secreción o congestión nasal, lagrimeo y picazón en los ojos, así como producir un empeoramiento de los síntomas del asma. Estos síntomas se acentúan más con el vino tinto, cuando se compara con el vino blanco, señalaron los especialistas.
 
La cerveza también puede causar síntomas de alergia a causa de los ingredientes como la cebada, el maíz, el trigo y el centeno, agregaron.  
 
 
Más información:
 
La Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. tiene más información sobre las alergias:
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/allergy.html
 
FUENTE: The Canadian Press
 
Información facilitada por MCS AMÉRICA 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, aunque lo acepte preferiría que los comentarios no estén hechos por Usuarios Anónimos. Poned al menos un nombre y lugar de procedencia al cuerpo de su comentario. Sino no serán aceptados. Gracias