martes, 1 de diciembre de 2009

El circuito de la Fibromialgia



La fibromialgia es un problema de salud que afecta aproximadamente el 2.4% de la población más grande de 20 años, lo cual supone unos 800.000 afectados en España. Pero no es la prevalencia el que hace de la fibromiálgia un reto importante, sino el hecho de tratarse d'un trastorno crónico por el cual no existe cura en'l actualidad y esto a menudo comporta una auténtica crisis existencial al paciente.El amplio abanico de síntomas y síndromes asociados que provoca, así como el particular estado psicológico de estos pacientes, requiere una base de conocimientos interdisciplinarios amplia por parte del médico, además de comprensión y empatía. Dada la heterogeneidad de los pacientes que pueden ser diagnosticados de fibromiálgia, el abordaje terapéutico tendrá que ser considerado de forma individualizada.

Un médico no puede optimizar el tratamiento d'un paciente con fibromialgia sin una completa evaluación médica y psicológica. Por esto hace falta escucharlos y dedicarlos el máximo de tiempo. En un sistema de salud pública como nuestro y en un proceso tan prevaleciendo, la función del médico de familia es fundamental. Corresponde al médico de atención primaria la detección de los casos y su adecuada atención. El papel del doctor es informar correctamente el paciente, liberándolo de la peregrinación de médico a médico y el manejo de los casos leves, mediante programas en los cuales se resalte el papel activo del paciente, la prescripción de ejercicio físico y el uso adecuado de fármacos d'alguna utilidad. Al reumatólogo, como especialista de las enfermedades médicas del aparato locomotor (no traumáticas ni quirúrgicas), le corresponderá la confirmación diagnóstica en casos seleccionados, la sugerencia de un plan terapéutico y la evaluación de otras procesos músculo esqueléticos concomitantes que, con frecuencia, coinciden en un paciente con fibromialgia. Un número substancial de pacientes con fibromialgia son refractarios al tratamiento “básico” y requieren ser atendidos por equipos multidisciplinarios integrados por diferentes especialidades.

El psiquiatra evalúa el paciente con alteraciones de estado de ánimo importantes y controla los complicados regímenes psicofarmacológicos. El psicólogo, que mediante técnicas cognoscitivoconductales y de reducción del estrés, enseña los pacientes a enfrentarse con los problemas más que no paso a sentirse víctimas. También serán de gran ayuda el anestesista o experto en el dolor; el médico rehabilitador, el fisioterapeuta, el entrenador físico... etc. Por último hace falta resaltar la importancia de las asociaciones de enfermos por la información que proporcionan a pacientes y familiares, así como por sus acciones dirigidas a la divulgación, la sensibilización, la reivindicación y las acciones de apoyo.
Dr. Pedro Giralt Celiméndiz.
Reumatòleg de l'Hospital de St. Bernabé

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, aunque lo acepte preferiría que los comentarios no estén hechos por Usuarios Anónimos. Poned al menos un nombre y lugar de procedencia al cuerpo de su comentario. Sino no serán aceptados. Gracias